Sigue a
VenSigueme

Sigue a
EnlaceDeFe

Malentendidos sobre la Primera Visión del Profeta José Smith

Tiempo atrás compartimos un artículo en EnlaceDeFe.org sobre lo que usualmente se malinterpreta en cuanto a la primera visión del profeta José. El autor del artículo, originalmente publicado en LDS Magazine, comentó que "Hace unos años, estaba enseñando una clase de seminario sobre la Primera Visión. Como parte de ese debate, hablé sobre el poder de compartir esa historia en la obra misional y por qué siempre ha sido parte de nuestra primera lección desde el comienzo de las lecciones misionales. Uno de mis alumnos planteó una objeción que creo que representa uno de los malentendidos más comunes sobre la Primera Visión. Él dijo: 'Hermano Mathews, creo que estás equivocado. Creo que como misioneros debemos enseñar al mundo sobre Jesucristo, no sobre la Primera Visión'."

Todos mis alumnos me miraron para ver mi respuesta. Fue un momento perfecto de enseñanza. En la pantalla frente a la clase, estaba la imagen clásica de la Primera Visión pintada por Del Parson. Lo señalé y le pregunté a mi alumno qué veía en esa imagen. Sin levantar la vista ni pensarlo mucho, dijo: “Veo a José Smith. Ese es mi punto, creo que como misioneros deberíamos enseñar sobre Jesucristo y no sobre José Smith ”. Pacientemente le pedí que lo volviera a mirar y que me dijera qué más veía en la pantalla. Más pensativo esta vez, levantó la vista, miró por un momento y reflexionó. Podías ver visiblemente cuando la luz se encendió en su mente. Me miró y dijo: “Veo al Padre Celestial y a Jesucristo. Creo que entiendo su punto, hermano Mathews. La Primera Visión no se trata solo de José Smith".

Creo que esta historia representa un malentendido común acerca de la Primera Visión y la razón por la que a veces no lo valoramos tanto como deberíamos. Lo que hace que esta historia sea tan poderosa no es que un jovencito granjero llamado Jose Smith se fue al bosque. (Los granjeros van al bosque todo el tiempo, ¡eso no es novedad!) Lo que hace que la historia sea tan poderosa es que Dios el Padre Eterno y Su Hijo Jesucristo se revelaron a este joven granjero. Y en el proceso, se revelaron a todos nosotros. Fue su gran revelación introductoria al mundo en los últimos días. Estas son solo algunas de las muchas verdades que aprendemos sobre nuestro Padre Celestial y nuestro Salvador Jesucristo desde la Primera Visión.

Dios el Padre

La mayoría de los miembros de la Iglesia reconocen rápidamente que la Primera Visión revela que Dios es diferente de los credos del cristianismo tradicional (por ejemplo, un ser separado de su Hijo Jesucristo), pero ¿Cuántos entienden por qué esto realmente importa? Esto es mucho más grande que un simple punto teológico. Este es un problema que afecta al corazón mismo de quién es Dios y cuál es nuestra relación con él. Tiene que ver con si Dios es o no nuestro amoroso Padre Celestial.

Un resumen común de la doctrina de los credos cristianos es que Dios es un ser "sin cuerpo, partes o pasiones" (Vease el élder Jeffrey R. Holland, Liahona de noviembre de 2007). Esto literalmente significa que Dios no tiene forma ni sentimientos. En contraste, la Primera Visión revela que Dios tiene un cuerpo y la forma de un hombre y que somos literalmente creados a la imagen de Dios. Aunque la Biblia dice esto en su primer capítulo (Génesis 1:27), el cristianismo tradicional ha interpretado durante mucho tiempo tales declaraciones como figurativas. La idea de que Dios tiene una forma real y literalmente se parece a nosotros es una revelación importante de la Primera Visión.

Pero esto no es todo lo que la Primera Visión revela sobre Dios que contradice los credos. A través de él aprendemos que, además de la forma, Dios también tiene sentimientos. Como expresó el historiador de la Iglesia Steven Harper, "¿Qué importa si tienen cuerpos a menos que también tengan pasiones, incluido el amor redentor por nosotros?". Aunque ver a Dios como un ser personal, cercano y amoroso puede parecer común hoy en día, no era la visión común de los días de José o lo que se describe en los credos cristianos tradicionales. Contrariamente a estos puntos de vista de Dios como un ser distante, reprobador e impersonal, la Primera Visión reveló que Dios nos ama, nos conoce por su nombre y responde personalmente nuestras oraciones sin reprendernos (JS-H 1:25). Como proclama el himno clásico, "José buscó al Dios del amor" (Himno # 26 en ingles), y fue el Dios del amor el que encontró José. Después de su experiencia con este Dios, Jose compartió: "Y mi alma se llenó de amor, y por muchos días me regocijé y sentí una gran dicha, y el Señor estaba conmigo" (Relato de 1832).


Las implicaciones de estas verdades son profundas. Si Dios es un ser amoroso y personal que se parece a nosotros, en lugar de una esencia espiritual distante sin forma ni sentimientos, entonces implica que Dios puede ser nuestro Padre Celestial literalmente. Aunque la Biblia llama a Dios nuestro Padre, el mundo cristiano no interpreta esto como literal. Como explicó el erudito Santo de los Últimos Días Matthew McBride: "Desde el siglo quinto, la ortodoxia cristiana había abierto una brecha prácticamente infranqueable entre el Creador y Sus creaciones. Los cristianos llegaron a creer que el género humano había sido creado de la nada. Dios no era el artesano que remodeló la materia existente, sino que era completamente ajeno y se hallaba lejos de Su creación, misterioso e inescrutable. La descripción paternofilial que hace la Biblia de la relación que Dios tiene con nosotros se entendía en gran medida como una metáfora, en lugar de un parentesco literal. A juicio de los pensadores cristianos, sugerir otra cosa degradaba a Dios de manera blasfema o elevaba peligrosamente al género humano."

Pero la Primera Visión sugiere lo contrario. De hecho, en el relato de 1832, José relata que el Señor incluso lo llamó "hijo mío". Aunque no es probable que José entendiera el significado completo de estas cosas en ese momento, esta doctrina de nuestra relación con Dios le sería revelada gradualmente, pero es en la Primera Visión que Dios comenzó a revelar que El es literalmente nuestro Padre Celestial. No solo eso, sino que la Primera Visión también implica que tenemos una Madre Celestial, ya que si hay un Padre y un Hijo, entonces también debe haber una Madre.

Jesucristo el Hijo

La Primera Visión es la revelación más importante de Cristo desde que El se revelara a sus discípulos después de su resurrección. Esto me fue enseñado poderosamente a través de una experiencia que tuve hace unos años. Mientras esperaba en un restaurante local, comencé a mirar una revista que presentaba un artículo sobre Pascua. Después de informar que la Pascua da esperanza de vida después de la muerte para millones de cristianos en todo el mundo, concluyó observando que no había testigos modernos de la resurrección de Cristo. Todos los que vieron al Cristo resucitado murieron hace miles de años y ahora solo nos quedaba confiar en sus relatos que se encuentran en la Biblia. Mi mente inmediatamente se volvió hacia la Primera Visión. Me sorprendió cuán poderosa es esa historia al confirmar el mensaje principal del Nuevo Testamento, que Jesucristo realmente es el "Hijo amado" de Dios y que realmente conquistó la muerte a través de la resurrección..

Pero la Primera Visión hace mucho más que simplemente confirmar lo que la Biblia dice acerca de Jesucristo. Mientras que la Biblia revela que Cristo vivió y habló, la Primera Visión revela que él vive y habla (élder Jeffrey R. Holland, Mayo de 2008, Liahona). Mientras que la Biblia revela que Cristo formó su Iglesia en la antigüedad, la Primera Visión revela que su Iglesia se perdió pero ahora ha sido restaurada en nuestros días. Contrariamente al cristianismo tradicional que afirma que "no [hay] cosas tales como visiones o revelaciones en estos días; que todas esas cosas habían cesado con los apóstoles ”(JS-H 1:21), la Primera Visión revela dramáticamente que la revelación es para nuestros días y también lo son los profetas y apóstoles vivientes. El Cristo Viviente es el Cristo que se revela en la Primera Visión, y es ese Cristo, el que todo el mundo debe conocer para ser salvo.

Aunque fue la primera visión de José Smith, en cierto sentido, nos pertenece a todos. Esto es algo de lo que José Smith parece haberse dado cuenta con el tiempo. Durante muchos años, José trató la Primera Visión como una revelación personal destinada solo para él. Con el tiempo, comenzó a reconocer que las verdades que revela acerca de Dios y de Cristo no eran solo para él, por lo que comenzó a compartirlo cada vez más. Y también lo hicieron nuestros misioneros. Como uno de esos misioneros que compartió esta historia con frecuencia, cuanto más la compartía, más me daba cuenta de lo profunda y poderosa que realmente es. La Primera Visión es la gran revelación introductoria de Dios y Cristo al mundo en los últimos días. Es a través de esta visión que todos podemos llegar a conocerlos.                       

Eso es lo poderoso de esta historia. No solo revela mucho sobre el Padre Celestial y Jesucristo, sino que también nos muestra cómo podemos llegar a conocerlos también. Podemos buscarlos y encontrarlos, tal como lo hizo José Smith. Siguiendo el patrón de José, podemos desear, estudiar y orar hasta conocerlos por nosotros mismos. Aunque no estuve allí en el bosque para ver la Primera Visión, he seguido este patrón y, a través de los ojos de José Smith, he visto a mi Padre Celestial y a mi Salvador Jesucristo. Los conozco porque se me han revelado a través de la Primera Visión.

Que cada uno de nosotros acepte la invitación del profeta a leer la Primera Visión este año bicentenario. Mientras lo hacemos, preguntémonos: ¿Qué revela la Primera Visión sobre el Padre Celestial y Jesucristo y cómo podemos llegar a conocerlos por nosotros mismos? A medida que reflexionamos y aplicamos lo que aprendemos, sé que llegaremos a conocerlos mejor, y conocerlos es de lo que se trata la Primera Visión.

Concluyo con la invitación del presidente Nelson: “El año 2020 será designado como un año bicentenario. La conferencia general de abril próximo será diferente de todas las conferencias anteriores. Espero que en los próximos seis meses, todos los miembros se preparen para una conferencia sin igual que conmemorará la fundación misma del Evangelio restaurado. Podrían comenzar su preparación leyendo de nuevo el relato de José Smith acerca de la Primera Visión que está registrado en la Perla de Gran Precio.” (Presidente Russell M. Nelson, Palabras de clausura, Liahona Noviembre 2019)

Fuente: Mark Mathews en ldsmagazne

Malentendidos sobre la Primera Visión del Profeta José Smith Malentendidos sobre la Primera Visión del Profeta José Smith Reviewed by Hernán Felipe Toledo on 11:08 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.